El marxismo platónico y la izquierda conservadora

El marxismo platónico y la izquierda conservadora

Cómo debe uno reaccionar cuando parte de las agrupaciones de izquierda apoyan obscenamente intereses políticos y económicos tan nocivos para las luchas sociales que se dan en la Argentina. La perplejidad es la primera sensación, el corolario es directamente la ira. Pero uno tiene que ser racional, sobre todo en la universidad (caretaaaaa!!!!). ¿Cómo interpretar entonces? En una exégesis un poco forzada uno podría pensar que la estrategia de la vanguardia revolucionaria es tan sutil y tiene mecanismos tan finos que no es para cualquiera, ni siquiera para muchos de sus militantes que teniendo confianza plena en sus iluminados dirigentes ponen la cara día a día. A mí siempre me llamó la atención este problema, porque en realidad detrás de esto hay una dinámica platónica de pensar los problemas históricos. Uno, inocente, podría pensar que estas alianzas con la Sociedad Rural, con Clarín, con la Metropolitana, etc., se deben en realidad a un paroxismo de la interpretación dialéctica de las sociedades contemporáneas… Pero no tiene gollete pensar así, porque si bien la categoría de lucha de clases ha metido siempre en apuros a aquel que tiene un poquito de sensibilidad sociológica, tampoco es tan difícil saber quiénes en última instancia (estoy siendo irónico) son los buenos y quiénes los malos.
La Alegoría de la Caverna que describe Platón en La República es muy útil para explicar de dónde salen las estrategias políticas de la dirigencia roja. Más o menos sería así: un puñado de hombres dentro de una cueva ven en algún punto haces de luz, se dirigen hacia allí, salen del encierro para ver la luz pero es tan fuerte que los enceguece, deciden volver a la oscuridad, pero esta vez seguros de que ellos podrán, a través del recuerdo de la luz, iluminar a aquellos que siempre estarán en tinieblas. Esta metáfora describe cómo entendía Platón el camino hacia la verdad: por un lado el mundo de las ideas (la realidad, la luz); del otro lo terreno (mero reflejo opaco de lo real), en el medio algunos superdotados que, vaya a saber uno por qué medios esotéricos y especulativos, llegan a saber algo del mundo eidético. De manera similar, los popes izquierdistas consultan sus oráculos, no importa lo que suceda en la historia, ellos ya saben como terminará. El marxismo, todos sabemos, ha dado por tierra con esta episteme (no es la conciencia lo que determina al ser social sino el ser social lo que determina a la conciencia). Ahora, ¿por qué los dirigentes marxistas se encargan de hacer todo lo contrario a su doctrina, que ya de tanto manosearla la han atrofiado? ¿Por qué se encargan una y otra vez de apoyarse en los sectores más retrógrados de la sociedad y hacerse de enemigos que comparados con los que pactan son Tele Tubies? Estas preguntas no las podremos contestar; porque sólo los guardianes de la verdadera conciencia revolucionaria saben la respuesta. Mientras tanto los que no hemos podido ni por asomo ver la luz, pero sí hemos visto la calle, los barrios, las familias, hagamos como escribió Marx citando al Dante: Sigue tu camino, y deja que la gente hable…

Sebastián Sosa

Anuncios

~ por historiaenmarcha en 10 mayo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: