Los caminos del Bicentenario

Identidad y Memoria en torno al Bicentenario

Al reflexionar sobre los doscientos años transcurridos desde aquella fecha que quedó registrada en la memoria colectiva como el nacimiento de la patria, una de las principales y cruciales tramas que inmediatamente acude al pensamiento de tan sinuoso recorrido, es la que interpela por la identidad nacional. A lo largo del tiempo, el camino de la identidad ha sido transitado generalmente por prosaicas versiones ancladas en la tradicional idea de uniformidad cultural preexistente de los pueblos, tomada a su vez como principio cardinal de la formación de los estados nacionales. Abonadas por intereses sectarios, proclives a ser maleables, estas miradas homogeneizantes que echan raíces en el romanticismo del siglo XIX no han dejado de florecer hasta nuestros días; ajustadas a las ideas dominantes que regulan el deber ser, se presentan siempre como absolutas e inalterables. De esta manera, las diferentes huestes que participaron y participan de la disputa por apoderarse y dar forma a la identidad nacional han consagrado su arsenal a defender posiciones esencialistas. Por esta razón, fenómenos actuales y del pasado son enfocados desde la misma óptica de la argentinidad, generando una imagen confusa y plana que no deja ver las profundidades históricas.
Así, por ejemplo, la idea genética de la identidad emparenta la evasión impositiva del presente con el contrabando colonial del siglo XVII en el Río de la Plata, atribuyendo estos comportamientos a un supuesto carácter innato que nos predispone a eludir la legalidad como gesto de astucia y viveza. A epítetos como estos, muchas veces contradictorios, apelaron los discursos de la homogeneidad y el atavismo cultural, para simplificarnos y modelarnos en rasgos comunes, dando como resultado un sujeto colectivo denominado Los Argentinos.
Pero cuando analizamos las diversidades culturales que configuraron y configuran el país, enseguida encontramos que ese sujeto no es más que una media de uniformidad cultural elaborada artificialmente, que no responde ni a una cualidad natural ni a elementos históricos. Esta perspectiva nos permite comenzar a desplazar los atributos inmemoriales de la nacionalidad y nos lleva a pensarla en una lógica de construcción histórica, conflictiva, permanentemente abierta y dinámica, donde tal vez el componente más característico es aquel que, aunque suene paradójico, remite a la diversidad. Simplemente echar un vistazo hacía los tiempos de la Revolución de Mayo para encontrar una estructura social apoyada en las múltiples expresiones étnico-culturales. O viajar a la época de aquellos memorables festejos fastuosos del Centenario, cuando se consolidaba el Estado nacional a la par de los grandes afluentes de inmigrantes atlánticos: estaba la Argentina, había que hacer a Los Argentinos…
Tópico recurrente e irresuelto, la identidad nacional forma parte de un proceso de construcción inacabado, atravesado por múltiples y complejas mutaciones que a su paso van sedimentando las bases en las que se apoya. La memoria colectiva constituye una materia prima central de esas bases heterogéneas que se enriquecen justamente en su pluralidad. Por tal motivo y porque la memoria acarrea siempre a su contraparte el olvido; a su uso y su forma de manifestación estarán sujetas las claves que perfilan los espacios de pertenencia y las edificaciones identitarias.
El Bicentenario es un nuevo momento constitutivo trascendental de ese proceso. Su recuerdo y la forma en que se presente son capitales en las disputas por la construcción de nuestra identidad. Si la multiplicidad cultural es el rasgo nodal en el que debe reconstituirse la nacionalidad, elijamos celebrar en el respeto a las diferencias, para empezar a cimentar el camino de Los Argentinos en el rumbo de la memoria por la verdad y la justicia.

Martín Rivadero Paiva

Anuncios

~ por historiaenmarcha en 20 abril, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: